HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy se me helaron las manos al comer una manzana bajo la nieve. Se me heló el recuerdo al sentir ese golpe.... en el otro lado del muelle desde el que tragaste marionetas para mentirme piadosamente tu cobardía. Y a flote, siempre salimos disparados 200metros bajo tierra. Los para-rayos devolvieron el cuchillo a la yugular del rey y locos de alegría asaltamos ambulancias en el desguace.  Cuando quise abandonar los vicios del callejón, mi cuerpo se llenó de vicios peores. Por eso siempre fuimos abogada del diablo... cuando la tierra era un matadero.
No hicimos nada a cambio de monedas ni de favores. Lo que hicimos fue por pasión de muerte y poema. De olvido. Del acércate todavía ésta noche antes de que mañana sólo sea sal. También hicimos muchas cosas por pura estupidez y anacoluto, por desarreglo cotidiano en las hormonas de marte. Por asco. Por pura rabia. Por demasiados cristales derramando el recogedor.  Y lo que hicimos por amor.... acabó en el mostrador del diablo pagando a dios sus trapos sucios. 
Lo que hice por desquite, fue un embarazo no deseado en el ansia de mi luna. Con los manifestantes apostólicos negándome el aborto y metiéndome el campanario de tu iglesia por la vagina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario