HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy todavía no se ha despertado el verbo. He crujido la mirada... en una distancia de hulla, memoriando viejas veredas en la partitura de tu destrucción sobre juegos de arcilla y caligrafía de humo en algún lugar que ya no le importará al tiempo.
En mi sueño... ocurría algo con el fondo de mi daño, donde una especie de presencia, volcaba mi relación con mi herida y provocaba una reconciliación, a través de una especie de ejercicio y juego espiritual que tenía también qué ver con la forma de volar.  Aparecían puertas que sería posible cruzar si yo mantenía el amor hacia mi esencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario