HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka es lo mejor que me ha pasado... en estos últimos 10 años. Ayer le atacó un gato callejero de los que viven en el patio.. y Kavka se quedó como una mancha de viento suspendida en medio de ninguna parte. Yo luego le canté "había una vez un lobito bueno al que maltrataban todos los corderos" Cuando vamos a la hierba, a veces apoyo mi cabeza en su lomo.. y nos quedamos allí y a veces me duermo un par de minutos... ayer tuve la sensación de que cientos de garrapatas subían por el perro y mi pelo, en busca del idioma del sol. Cuando Kavka y yo, venimos a la montaña, nos hacemos los dos insociables... aquí el perro, cuando ve a alguien, lo ladra con fiereza y se pone a acecharlo. En la ciudad se comporta de otra manera y juega con otros perros. Aquí los dos somos la memoria desaparecida de las montañas.  Siempre vamos y venimos... solos, pisando en la tierra, el anhelo de nuestro planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario