HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me despierto... al principio de la noche tuve un sueño muy mágico... de luz y comprensión... de haber llegado a un lugar que siempre busqué y no había conocido. Y ahora por la mañana.. soñaba algo raro... estábamos en una montaña... entre desfiladeros... y ocurría algo que nos ponía en peligro a todos, yo fui a meterme a un sitio peligroso y un hombre me apartó de allí y me protegió para que no me cayera al precipicio, al asomarme abajo, habia dos cabras raras.. no eran como las que he visto por aquí, eran mucho más robustas y con un pelaje muy largo y grueso, había nieve. La gente me culpaba de haber provocado yo el peligro, excepto ese hombre... no recuerdo qué peligro era. Y luego había unos instrumentos musicales... y unos rastafaris... y tocábamos. Y luego creo recordar que estaba la escuela a la que yo iba de niña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario