HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me despierto.... en la ciudad. He soñado con mi tia Isabel.... que murió hace 4 años. Y fue un sueño muy hermoso... porque ella me abrazaba y sonreía... fue un reencuentro profundo... en algún lugar oculto de mi ser.  He dormido profundamente y he descansado. Estaba ansiosa... anoche. He estado en muchos lugares de mí misma. Con la sensación de vagar en medio de la nada. De tentar lugares que explosionan cuando parpadeas en el silencio del insomnio la autopista... la saliva de la mar.
He estado en un lugar de dos polos incendiarios sobre el poema que fricciona en la noche, la orilla y el centro, ciabogando en tus pupilas el aullidos de esos peces.
Me estoy adentrando en caminos escarpados... que ensañan en mi corazón las contradicciones y la grieta. Algo que me hace comprenderme desde un lugar explosivo, lleno de pasiones y de hielo, de rocas y de lava. Algo que saca volando los papeles y los besa en tu cerilla y en tu gota de mar. Yo voy de un lado al otro del camino, quiero absorver y extender el espíritu del agua, perderlo de la idea de mí y flotarlo en todo lo vivido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario