HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me despierto... soñaba algo que iba solucionando con metáforas, un infierno interior, algo que iba soplando hilachos que cambiaban la semántica del sueño.
Quiero irme al pueblo. Volver al monte, tocar el tambor, recuperar el vínculo con el silencio. Aquí me pongo triste.  Mis sueños reflejan un grito interior que roza un abismo en el sonido con la palabra desarmada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario