HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me he aclarado el potingue, con la idea de ver caer a esos bichitos muertos. Pero no me ha caido ni uno. Eso me hace pensar que o son inmunes al veneno y siguen clastestinamente en mi pelo.. o que se han desintegrado y ya no tengo ninguno.  Me he peinado con esos peines de púas muy juntas para quitar las huevas. Pero no he visto que nada cayera de mi pelo. Y he empezado a sentir millones de insectos clavando sus pupilas en las mías desde las grietas de la casa. Está casa está llena de naufragios. Vivo del todo abandonada, del todo indigente. Me siento tan lejos de todo, tan lejos de un semejante. En el fondo me siento como esos bichitos a los que todos quieren echarles veneno y exterminarlos.  Yo también colgada del cabello de un cielo exiliado. Yo también buscando sangre para beber y volar en el parasitismo de un poema y de una explosión cósmica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario