HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me he duchado y me puesto un vestido azul.. que tengo hace muchos años, creo que fue mi primer vestido.. y lo compré en el rastro cuando tenía unos 15 años. Antes de eso yo odiaba las faldas y los vestidos... tal vez porque mi madre cuando era pequeña me compraba unos muy feos y me los obligaba a poner. Me he peinado.. me he arreglado, me he cuidado. He estado los últimos años viviendo abandonada y piojosamente. Tratándome como un raro accidente. Tratando todo con vagabundia y despedida, también mi alma. Y ya no quiero hacer eso. Quiero amarme como amo a la mar. He sido muy autodestructiva y kamikaze, con excesos y noches del infierno tentando un Imposible que era también mi maldición. Bebiendo a veces alcohol hasta acabar inconsciente y despertando en un hospital. Más todas las otras de las historias de las que ya no hace falta hablar. Quiero cuidar el murmuro del río. Porque el amor y lo sagrado es muy sútil, muy frágil, ante el pensamiento y los sentimientos... y si no se le oye, cuando habla tan bajito, tan asustadamente, deja de hablar. Y volvemos a navegar en sucios antros menstruando heroina de los olvidados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario