HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me he duchado. Me gusta mucho esa sensación del olor del jabón y los poros abiertos de la piel... como si todo empezara de nuevo, como si todas las heridas las hubiera tragado el agua. Como un antiguo recuerdo de mis primeros años de vida. Cuando era niña.. me bañaba siempre por las noches y dentro del agua volaba. Yo no quería ir al colegio. Y me aferraba a mis sueños, como la grieta a la que volvía, la única en la que estaba de verdad. Antes de dormir... estaba largo rato contándome historias y esas eran las únicas que eran mías y las que perseguí. Siempre soñaba tomar un tren y no volver jamás. Y creo que esa grieta es en la que siempre he estado. Cuando crecí mandé a la mierda a todo aquello que me ataba y me causaba dolor. Aunque eligiera la nada a cambio.  Mi mundo interior siempre me hizo actuar como una impostora con la gente, ya fuera para el amor o la pelea, era puro teatro. Y cada vez son más altos y más sangrientos los faunos y las flores de papel flotando en un bar de luna llena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario