HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me he sentido niña en la hieba. Vi dos pájaritos que saltaban y parecían perdices, me atrayeron mucho pero no pude distinguirlos porque estaban algo lejos y yo de lejos veo mal. Me sentí conectada con los perfumes, con la vida, los árboles, la hierba, los insectos, el río. Me sentí latiendo el corazón y mi senda. Esa senda de la que tantas veces fui exiliada por culpa de mis pasiones retorcidas y de mis heridas sin resolver, y empujada a caminar en el fango.  Ahora siento un camino místico..... sé que me metí en muchos líos y lugares peligrosos por seguir un impulso sanguíneo, una pasión exarcerbada, un deseo sexual unido a una especie de guerra y de despecho y de extremismo y de un deseo de otro planeta del gozo y del absolutismo del orgasmo.. Y ahora trato de armonizar esas energías.. hacia la vida, hacia el conocimiento y el vivir en conciencia, y el respetarme como respeto a la mar.  No me interesa nada de lo otro, no me interesa ser escritora, no me interesa entrar en ninguna historia social, ni tener ni ser nadie, entre esos mundos donde no viven los Sueños ni la armonía ácrata y vagabunda del éter. Todo eso es ego, es dependencia, es necesidad, es estar incompletos y no saber qué decirle a la luna, es estar manipulados por la manipulación de la cultura y de la humanidad y sus jaulas. Lo único que persigo, es mi casa, esa casa que vive en algún lugar de la lejanía, en alguna cuántica entre las estrellas y mi cuerpo y la pulverización. Me interesa sólo, el camino del corazón y de la conexión con lo sagrado y con lo Desconocido. Quiero comprender. Para ser libre. Para amar. Para no temer ni dudar en la muerte.  Ya no me interesan esas pasiones que tanto me perdieron, del blues y el etanol y la nostalgia y la seducción entre impostores y hambrientos y la mentira del poema dándonos drogas en mundos peligrosos donde estábamos completamente perdidos, a la deriva, mordisqueando lo salvaje y teñidos de su sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario