HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me tuve que ir de todos los caminos que tomé para ser feliz, porque todos fueron a torcerse a la canción de amor y cristales, de un arlequín borracho encima del tejado meando moratones de nubes a la soledad. 
En cada aventura, dejé morir una parte de mí, porque la había entregado hasta la locura... a aquél mar de etanol.
Y hoy sólo queda el caminar, sin camino, sin punto de partida, sin llegada, sin ningún sitio al que volver.
Con alcoholismo en los zapatos de ballet.
Con mariposas de plastilina en tu cigarro de hash, escupiéndonos al centro de la nada.
Bailamos con fantasma, porque los vivos nos hacen sangrar.
He olvidado todas las cosas que necesitaría para llegar a tu casa de flores, dormir sobre el vino, cuando viene de frente el cierzo y la luna se desliza entre serpientes besándote la voz.
Tal vez un día saltemos del acantilado más alto para reencontrarnos con las ballenas.
Y en los 5segundos de caida, podams volar y nunca dejar los huesos en la tierra.... ni ahogar más cuerpos en éste planeta de tumbas.
El amor necesita al amor, para moverse.
Y aquí el amor, es de otro mundo.
Tal vez cometí todos los pecados que pude cometer contra la ley cósmica. Y me metí en todos los antros que ofrecían alas de fuego con venenosas ventanas de un suicidio y un ataque de éter.
Ahora hay mil y un escombros... hablando con los gorriones.... de mi distancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario