HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me voy de todo lo que fue mi vida de antes. He tenido en mi pasado unas cinco metamorfosis. Y ahora hay otra. Todas estaban conectadas aún así, en un hilo ambiental y arlequin del espíritu. Algo se repetía, algo se quedaba en mí, aunque yo no era consciente de ello. Lo llevaba como mi cuerpo, mi escudo, mi canto.. Ahora estoy viviendo otra... que da un giro en todo lo que fui. He tenido estos meses, estados de recapitulación e interiorización de mis vivencias. Pero no desde el comando de los hechos, sino de la memoria del alma y esa memoria está llena de sinestesias, perfumes y películas dadás, porque la mayor parte de nuestro cuerpo es agua, porque habla con metáforas el ser, la sombra y el paso.... y además la memoria de ese alma... sólo está a veces, en rizomas que sobresalen en las arenas movedizas, porque ella cuando andas por el callejón, sólo habla una de cada mil veces. Esta transformación, va hacia lo sagrado, hacia el Imposible. He escrito durante años, poemas contra el cielo, contra dios, contra la vida, contra el amor, contra la humanidad. He escrito sin ningún tipo de horizonte, porque he escrito desde el retorcimiento de mi entraña metiéndome en lugares peligrosos del éter, he escrito con la sed y el hambre, con el grito, con la rabia, he escrito con un profundo deseo de venganza sobre algo medio inefable. He escrito vampira de mi pérdida y de mi quebranto. He escrito como los locos comiendo cerebros y piel en medio de ninguna parte, hacia el aullido de la absoluta perdición. He cometido todos los pecados... que me invitaron a bailar con el fuego. He mentido usando mi literatura, codiciando el orgasmo de mis poemas. He utilizado a ciertas personas en mis masturbatorias de la noche, porque estaba herida del amor y algo en mí convulsionaba para vengarse contra los hombres.. contra los sentimientos, contra los vínculos humanos. He sido muy poco agradecida con la Tierra y con las personas. He escrito contra el amor, contra la luz, contra la esperanza. He sido viciosa de todos los vicios que me rozaron. Me metí en todos los agujeros para ver qué había debajo, aún sabiendo que no era mi bien ni mi camino. Fui lasciva de la curiosidad del fango. También extralimité mi  gozo sexual más allá de lo que debía, más allá del lugar donde estaba mi alma. Abusé del alcohol y de otras historias. Abusé de la suerte. Utilicé los momentos de luz, para liberar a mis demonios y quee bailaran hasta la locura. Para ensañarme a través de mis heridas con el grito de los lobos. Usé mi energía para el hedonismo. Y no para crear nada. Ni para amar. La usé para la poesía. Por eso, en mis momentos del despertar... acabé tomando siempre otra vez el rumbo de los piratas y de los vagabundos y locos. Y acabé otra vez en la sombra cantando a la sombra.  Y ahora soy consciente y ya no puedo volver a hacer eso. He de llevar ese grito de loba en celo y en guerra, a un lugar del desierto sagrado... donde canta el rocío el cuajar de la rosa de jericó. He de matar a satán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario