HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Oigo el resquebrajar de tu ventana en el cieno de aquella pintura hoy tragada por el fuego... agitando en mi inmemoria una historia rota en el muelle del exilio. Somos una a una, todas las distancias que bebimos del horizonte para cerrar tu herida en la promesa inviable de amor de un papel.
Hay cosas que me han pasado... que no han hallado una solución, ni una esperanza. Hay cosas que no la tienen. Se traga el viento, se contienen vocales en la traquea, se detiene un paso pulverizado en el magnetismo del precipicio y se escuda el grito en una metáfora imposible. El Ideal y el corazón... sólo puede horadar flores del desierto en la lejanía, hacer música y abrigarse de la mar que un día será todo el frío del cosmos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario