HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

quiero largarme a la mar... con el perro... ir a esas playas aisladas y vacías, nadar, cubrirme de arena la desnudez acuchillada por el infinito...
la tierra no es mi hábitat
yo caí aquí, madriguera y exilio
recuerdo imposible para volver a mi casa

mi corazón siempre jugó a la ruleta rusa hasta agotar todas las balas en mi sien
cada vez que jugué al teatro del amor
todos tenían dentro el infierno
todos cortaron en pedazos mi carne cuando toqué la guitarra del abismo

las viejas fotografías
se llenaron de muertos
detrás de la ventana, cuando dentro Carmen cocinaba a los corderos
el gérmen de los malditos nos llevaba muy lejos

me despojé de la flor
en los mataderos que el manicomio y la policía hundió en mi inocencia ofreciéndome machetes

y sobretodo con él, cuando se convirtió en la sombra que trató de ocultarme con sus poemas
la sombra que todos tenemos dentro como pila bautismal de la tormenta
la que nos deja a solas, la que nos llama con mucha más pureza y vehemencia que cualquier otra cosa en éste planeta de sangre

No hay comentarios:

Publicar un comentario