HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tomo una cerveza en silencio. Con la luz ténue de la lámpara. Con la palidez de tu caja de madera roida en la oscilación del humo del cigarrillo. Llevo sin hacer nada, largos minutos que van a retorcerse en tu papel de lija. Con mil distancias desvelando la grieta de la voz en los envoltorios del fuego derramado cuando vuelves a casa lleno de vacío de costilla a costilla, dando vueltas de campana en el verso tachado que cierra en tus mejillas la botella de coñac. 
Está muy lejos ese recuerdo en blanco y negro, descendiendo costados de camino roto... en la guitarra que yace entre tus brazos, cuando se cae la mar y no puedes evitar nada.

1 comentario:

  1. ...lo que está claro es que el ser humano y toda aquella vibración y energía que posea no debería evitar leerte... porque hacerlo, disponer todos los sentidos a tu lectura es constatar una salvación absoluta.
    Abrazos y besos maestra.

    ResponderEliminar