HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Voy a subir ahora al monte... un rato con Kavka... con el viento clandestino de tus desamores lejanos violentados en versos que tachan el curso del destino.. entre esos juegos de póker y locura. A la caricia de preguntas de vapor en los ojos del bosque cuando te has ido tan lejos de la caligrafía de la lluvia en suburbios que te obligaron a los tentáculos de lava para seguir el resplandor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario