HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Y esa es mi certeza. Lo que pasa que a veces me es inaccesible, ilógica y sanguinaria. Cuando mi conciencia se atrapa del magnetismo de la sombra de la ortiga, me niego lo que sé, me espanto lo que me da vi, en atajos rotos, de un beso de pecado.... entre el perfume del muerto y tu casa bajo las llamas. 
Es ahí, cuando vuelvo desarmada al callejón. Y tejo y destejo, palabras mal escritas que me llevan a enunciados jodidamente retorcidos, que me alejan y me alejan, al sacramento del fango, y luego el dolor, me saca de allí.
Pero esto es algo evitable, no creo que plenamente. Pero sí, al conecer la táctica del laberinto y cambiar el zumo de rosa con el que quitar la sed a mis monstruos. 
Cuando se detiene la máquina de escribir, cuando no acumulan los pasos prosa ni línea recta en la suposición del camino y la salida. Cuando lo que me da el calambre y el motivo de seguir, es una fuera de campo de mi palabra, de mi raciocinio y de la droga de mis sueños.
Es algo muy frágil... por eso muchas veces se confunde con la fiebre y se pierde su verdadera forma, y yo vuelvo al callejón. 
Es muy frágil, porque vive en un nivel de conciencia, donde no se le da de comer ni al pasado ni al futuro, ni se usan las heridas, ni otras condiciones del gozo. Sino.. un resplandor, casi demacrado, casi vacío. Y es ahí. Sólo ahí. 
Creo que ahora he abierto la complejidad de la crisálida. En una especie de paralelo. En una zona intermedia. En otro encaje. Algo que me acerca.. más la lengua y el verbo, al aprendizaje de la oscuridad. Pero tal vez esta cercanía no sea, un error. Sino un armamento, del escalofrío.. para equilibras viejas tormentas sádicas. 
No es posible mantenerse arriba. Al menos de momento. El capricho del rizoma, del canto del cuchillo, y de los problemas semánticos y alcohólicos de la sed, retoña, y allá, recuerda, y entonces transforma. 
No es línal. No es temporal. No va.. con la razón ni sólo con el sueño. Se trata de una perspectiva multidimensional. Donde el éter.. es quién  lleva a cuestas, al cadáver del payaso y a su risa y sus fetos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario