HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya me tengo que ir.. recoger los bártulos, limpiar un poco la casa antes..regar las plantas. Y entrar sobre la sombra de la mar del viaje en esa ecuación. Tengo que despertar al animal que protege mi voz en medio del infierno. Dar una vuelta de latitud y de éter, en ese interior que ha vuelto a ensangrentar tangos. No hay tiempo para aflojar en el callejón la ginebra. Ahora esto no funciona así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario