HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Adoro a Kavka, aunque me hace perrerías, por la mañana salta encima de la cama y se me echa encima con sus casi 30kilos de peso y me lame la cara. Yo antes solía empujarlo al suelo, pero como ahora está cojo temo hacerlo daño y tengo que andar haciendo trapecismos para poder salir de la cama. Ahora tengo que ducharme, ir a comprar pan y cervezas. Ir al monte. Cantar esa canción que aparece desmenuzada en tu recuerdo borracho y devorado por los topos que horadan en mi caligrafía el camino hacia la casa que no existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario