HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora es el silencio. Miro con distancia y a la vez con cercanía de vapor de agua, un hueco amante en medio de ningún sitio. Mi hermano se fue a trabajar... hablamos como niños del perro... él siempre me dice que es un perro muy pequeñajo y muy torpe y patoso, me dice que se va a quedar enano, yo le digo que es un perro gigante para tener sólo 6 meses y que es perspicaz como los tigres, le digo que mi perro lo sabe todo mucho antes que las personas y que todo lo comprende mucho mejor que él. Mi hermano dice que yo no le enseño nada y que es un perro muy tonto , yo le hago una lista con verborrea verbal de todo lo que sabe hacer mi perro.
Mi hermano juega con el perro... con brutalidad.. Lo aprieta, lo pisa, lo encierra entre sus piernas y lo inmoviliza.  Y a veces le hace daño. Yo tengo que andar siempre diciéndole.. que sus huesos y sus articulaciones aún son muy frágiles porque están creciendo, que es un cachorrín aún vulnerable y que tenga cuidado.. que lo quiera.. como el perro le quiere a él.... Y cuando él insiste, yo me pongo de muy mala ostia y le doy voces y empujones.
Mi hermano a veces tiene una vena sádica. Cuando era niño.. disfrutaba pegando a sus amigos. Y haciendo perrerías a todos los que se cruzaban con él. Aunque sé porqué. Su historia es muy complicada y abisal. Su infancia también fue un infierno. Aunque él.. también es infinitamente tierno y niño. Mi hermano y yo, nacimos en la misma casa de locos, y sufrimos sus desgracias y demonios del mismo modo... y nos hermanamos de guajes y compinchamos... Y hacíamos juntos perrerías a mis abuelos y a mi madre, con mi padre nos atrevíamos menos..... Y cuando el abuelo y la abuela se enfadaban, nos meábamos de la risa......cuánto más se enfadaban, más gracioso nos parecía..... por eso éramos insoportables para ellos, porque a veces el fin era conseguir llevarlos a un estado alterado y alargarlo todo lo posible... porque hablaban de forma muy graciosa y teatral y surrealista cuando estaban fuera de sus casillas......... 
Somos muy diferentes, tan diferentes que a veces fuimos enemigos y no nos soportábamos, nos peleábamos a puñetazos, nos decíamos ciertas cosas como dagas y cuchillos directos al corazón. Y cuando estábamos juntos... había una guerra que retumbaba por todas las paredes. Pero desde hace unos 8 años, hemos vuelto a ser hermanos.
Recuperar el vínculo con mi hermano, fue muy importante para mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario