HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora ésta hora de espesura y silencio. De huir contra la palabra en ajenas fotografías que conservan el amor de otros y sus desgracias, mirándome sabotaje en la cuneta que golpea, tu voz seca de llamar a ciegas a una pregunta imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario