HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora estoy un poco ausente. La digestión siempre me deja una fractura en el poema. Hoy soñé con un incendio a lo lejos... y también aparecía una playa desde una ventana... una rara playa en la que había arquitecturas oscuras de metal delante, como una ciudad de muertos. También aparecía una mujer de éste pueblo y yo le decía que tenía mucha suerte, porque su ventana daba al río. Y ella decía que nunca se asomaba a esa ventana porque sus padres habían muerto. Esa mujer trabaja en la tienda a la que suelo ir a comprar pan y cervezas y manzanas. Y un día de esos, habló de la muerte de sus padres. Kavka me despertó lamiéndome la cara y las orejas. Yo no le hice caso y quise seguir durmiendo.. pero echó sus 25 kilos sobre mí y luego empezó a ladrar y a gruñir como si hubiera algo en la casa... y entonces sí me levanté.  Últimamente cuando estoy soñando, una voz me dice en el sueño "despiértate ahora o será muy tarde" Y cuando no la hago caso, bajo al aqueronte de mis sueños y me despierto echa una mierda.
Hoy voy a volver a hacer ejercicios del baile y el ritmo de los locos y las ardillas en el tambor. Y el canto. La soledad es muy divertida si se es amigo de las ratas voladoras.
Ayer por la noche, me pasó algo muy raro y hermoso. De algún modo mi surrealismo lo indujo. Al principio creia que hablaba con alguien... una especie de nahual que había muerto hace un siglo. Un ente que sabía la verdad que yo no sabía de mí misma o que no quería decir. Y en ese juego me hallé divertida y espeluznada del abismo y del humor del barro en llamas y los cuervos. Es muy adictivo ese tipo de comunicación. Pero comprendí... que era mi otro lado del verbo y del Ideal y el Sueño y la lucha.. el que daba la comunicación de aquél punky brujo. Y pensé que bastante tengo con los múltiplos yoes, para añadir uno que sea hijo de los muertos y medio omnipresente. Y eso me hizo comprender la magia de cuando estuve loca.. y un mecanismo onírico que me causó ternura y risa.  Y tuve la visión de mi madre de niña.. saltureando un camino de tierra. Y recordé algo que ella me había contado... ella también era una extranjera, marginal, que leía libros en lugar de tener amigos y dejó la escuela pública franquista.. y lo hizo a su modo... hasta que se fue y estudió filosofía lejos de aquí. Y ella me contó que de niña tenía un amigo imaginario.. y que una vez iba hablando con él por la calle y alguien desde una ventana se rió de ella y dijo que hablaba sola. Y dijo que ella se fue muy triste y que ya nunca volvió a hablar con su amigo. Y todo eso me dio mucha ternura anoche... y pensé que los mejores amigos del mundo son aquellos que no existen porque sólo ellos conocen lo que de verdad nos falta y lo ofrecen a cambio de música y nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario