HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora una cerveza. Mirar la montaña... disfrutar de la soledad, de la ausencia, de una vida entre cartones y acuarelas... antes estaba eschando una canción de amor, se llama 10 minutos, de Arturo Meza... y a través de la semántica de esa canción, pensé que mi único beso de amor de verdad  fue 3 minutos antes de que llegara la policía, fue cuando en un ataque de locura o de lucidez, asalté un escenario y grité contra la multitud y el capitalismo.. y luego me pegué con no sé quién que me quería pegar, y tomé ese micrófono con el telar que sujetaba, como símbolo de la manipulación y la sordera e hice un raro baile con él amenazando al otro tipo.. y luego echándolo a volar contra la gente... y mientras estaba allí gritando qué sé yo... vino un tipo, vestido de mendigo y de arlequin y me dio un beso en los labios.......

Todos los otros besos, fueron cabaret y función. Sólo ese fue de verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario