HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora una cerveza. No tengo hambre. Además me da algo de miedo cocinar esas alubias, porque hoy no tengo zanahorias, ni ajos puerros, ni esas cosas que le solía echar a las alubias, y cuando me da por experimentar con lo que hay en la despensa... a veces luego sabe muy mal.. 
Soy feliz a veces. Sobretodo cuando hago lo que sale de mi corazón y no tiene ningún destino, ni entre mis escritos, ni entre ninguna humanidad, ni función, ni siembra, ni futuro. Cuando juego, cuando me permito ser una perturbada feliz y casi siento que vuelo.  Cuando me río a carcajadas... al lado del río.. o caminando con el perro... de algo que no importa, que ni siquiera es legible, ni podría explicar con las palabras. Cuando bailo... con un palo en la mano.... con la sombra de los arbustos, con la risa de mi perro. Y me convierto en una analfabeta llena de luna llena. Y me siento en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario