HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora voy a irme con el perro, pero he recordado un sueño que antes quiero escribir... mi hermano era un niño en el sueño... y se había ido a vivir a las montañas como los salvajes, y le veíamos caminar por lugares muy hermosos, desfiladeros, caminos muy estrechos que tenían techos de cueva, bosques, un lugar preciosísimo. Y nosotros íbamos detrás, en busca de esa montaña. Iba con un amigo de mi viejo... que conocí cuando yo era muy pequeña y él era escalador. Y yo le había hecho una foto, en un lugar que había una piedra por la que corría agua, y el agua en su reflejo o qué sé yo, hacia que la fotografía tuviera tres cabezas.. y el cuerpo de mi amigo. Y yo le dije mira qué bonita y él me enseñó otra de mí misma y también tenía dos cabezas flotantes... entre rocas y hierbas y corriente de agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario