HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora ya la noche. Todos esos amores de escafandra y alcohol. Ciegos en tu pared de tiza y excremento. Tantos nadie en la pechera arrastrando el pellejo de la lluvia. Pasión de salir volando por los aires y recuperar los significados, pero acabar, en un callejón, con fiebre de metales, con polvo encima, entre los cubos de basura de un mundo hecho de mierda.
Y al final da igual, lo valiente o la roca y el tiro en la frente.. El precio es la locura. El precio es llorar llenos de rabia la guerra que nunca ganó el pueblo... el amor que no fue más fuerte que las sucias monedas, la dignidad que no tuvo tanta memoria como el fascismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario