HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Cantan los pájaros. Yo estoy entre su silencio.. y las ondas de carbón de una carta desteñida en la lluvia, amarrándote palabras del colgado y la sota de espadas, donde nada importa. 
La profunda desolación del todo... es parte indispensable para amar la mar. Negarlo todo, perderlo todo, para tener todas las estrellas. Para romper las cadenas, antes, no tener nada por lo qué morir, ni vivir, romperlo entre los dientes apretados como uvas corrompidas del dulce vino. Eso leí alguna vez en las arrugas del olmo. Pero es una pendejada... una milonga entre milongas queriendo alcanzar un cielo que se meó sobre tu escritorio, cuando apoyabas entre los dedos un cadáver que daba tinta a esa tatuaje de luna llena en un papel muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario