HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Con éstas cosas.. he decidido ir mañana a la ciudad... a pasar unos días... siento que debo abrir otra vía de comunicación en ese extraño lugar, fruto de mis tormentos y crepúsculos. Sé que allí algo de lo que sé y vivo y bailo en mi soledad, emigra a los fueros del aqueronte. Aunque a veces también allí.... he hallado las sinfonolas de mi isla. Y en un lugar bajo la tormenta hay ciertos poemas que son mejores.  Vayas donde vayas, la procesión va por dentro y las botellas de vino. Sé que allí me es más díficil aplicar la música del silencio. Aunque también me es un reto para el espíritu. Allí suelo beber más alcohol y recordar todo lo que me juré olvidar para siempre. Odio profundamente la ciudad. Yo soy de monte como las cabras y los zorros o de mar en un sitio perdido..... Odio todos los edificios de más de dos plantas, las catedrales y todos los munumentos donde la gente saca la foto, los nombres de las calles, las rotondas y las rídiculas fuentes artificiales, los semáforos, los escaparates y el hedor del capitalismo, el olor de muerte de los coches y de las chimeneas y fábricas y cajas registradoras, odio el asfalto, las aceras y su horrible decoración,  los pasos de cebra... los carteles de prohibido perros y de no dar de comer a las palomas, sus parques con puertas que cierran por la noche...me caen mal hasta los pobres árboles de la ciudad alineados, podados, violados, con sus raíces hundidas en tierra muerta y ahogada y enferma por culpa de la civilización... Odio su policía, los tipos del ticket de la hora, sus centros comerciales, sus derechos de admisión, su  pedir la cita, su sala de espera, su hacer la cola, su facíliteme el DNI, y toda la gente pija que hay allí, todas las ciudades y todo su futuro y su pasado.... Y toda ese gente que camina por ahí y que casi nunca me parece gente sino fantasmas fríos arrastrando carros de la compra....  Yo jamás volvería allí a nada, sino fuera porque allí está mi padre... y siento que me necesita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario