HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Cuando paseaba por ahí... estaba muy dormida.. y me pareció una ciudad de muertos, aunque a la vez los rayos de sol y un sentimiento de nacimiento. Como un lugar que mezclaba en mi pecho, las algas y los sarcófagos. Recordé algunas resacas de mi pasado, paseando también por un lugar del olvido, me sentí igual... incapaz a reconocer las palabras......  Luego me senté con el perro en un banco y nos quedamos allí los dos... sin tiempo ni futuro. Al acariciar al perro y jugar con él... volví a sentir mi corazón y la vida.  Kavka siempre está tan contento, siempre es tan él mismo, tan enteramente, y en sus ojos entran todos los ojos del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario