HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Estoy cansada y a la vez inquieta. Pienso un montón de cosas, me vienen poemas que no escribo, siento imágenes cinematográficas,  se mezclan evocaciones del llanto y de la risa, de la poca seriedad que ya queda, del surrealismo, de ciertas peleas y odios, pasiones, pérdidas y olvidos, de lo que me preocupa, de lo que me baila, de lo que amo todavía. Hablo conmigo misma como si estuviera escribiendo... pero cuando escribo, no escribo poesía. Ahora quiero dormir. Quiero detenerlo todo... en el rubor de la luna. Como si estuviera abrazada al amor y a sus nadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario