HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Estoy un poco cansada... tal vez de sentir, de recordar, de ir por tantos lugares en la intensidad del vaho. y en el fondo sólo hay un lugar, el viento, entre la vida y la muerte, buscando la ventana del Infinito, y a  veces durmiendo entre cartones en un callejón de luna y alcohol. El amor y la ausencia, están tan pegados que muchas veces los confundo. No hay que hacer tampoco demasiado caso a los sentimientos. El silencio, el hechizo del tambor, tiene en su isla, otro soplo de la belleza del fuego. Los sentimientos pueden matarte. Hay que echarle cierto cinismo del dadá.. de muecas de gato, de paciencia de tejos. y pasos de ave.

1 comentario: