HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hace frío. Los cristales están empañados. Todavía es de noche. Es mucho más absurda la nostalgia de ahora, ya no es la nostalgia a aquél amor, ni a ciertos años...es la nostalgia de objetos que aún me tocan pero que yo no puedo tocarlos. Como hoy cuando me tapé con la sábana y la apreté entre mis manos,  y era blanca con lunares negros.. y era tan bonita.. y tan lejana. Y también sentí nostalgia al abrir el armario en busca de un abrigo.. y me puse una bata de esas con botones... y sentí tantos mundos perdidos en cada botón que colocaba en el agujero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario