HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado cantando cuatro o cinco canciones, jugando con Hierro y Kavka... descalza, salturreando entre la cama y el suelo.. .. amo tanto a Arturo Meza, siento tan profundo sus canciones.. cada una de ellas, la siento cada vez, una canción nueva... puedo estar años enteros escuchándolo sólo a él, y oigo todas las canciones del mundo, todos los amores e infiernos, todos los humanos y criaturas del éter y la sombra de pintura de mi pared del mil espejos y la risa del manicomio y los duendes y ratones de cuando éramos niños y puercoespines......, todas mis jodidas historias y cicatrices, mis carcajadas y whiskys y piedras...y de las que aún no sé, en su música....todo está en su música.
Luego he ido al salón donde estaban mis viejos, mi madre se echó con un viejo colchón en el salón, porque cuando yo estoy en casa no quiero que se eché en mi habitación porque me molesta para escribir... y mi viejo la dijo "joder tienes 5 colchones en la casa y tienes que venir aquí, tu padre por lo menos se iba a dormir a un colchón que tenía en la cuadra" Y a mí eso me hizo carcajearme. Porque recordé al abuelo...en aquellos años tan duros para él, de demasiado alcohol y ningún amigo, cuando se había muerto la gente que él quería.. y poco a poco la razón dio lugar al surrealismo, como siempre ha de ser.... y hacía cosas muy raras.. y yo junto a él... se subía a los tejados, hacía artesanías rarísimas con metales de lavadoras rotas y maderos .Yo lo adoraba y le animaba a hacerlo, le llevaba martillos y hachas mientras estaba trabajando.. y material para que lo siguiera haciendo... cuando encontraba cosas útiles y esperpentosas en la basura se las llevaba, porque me parecían verdaderas obras de arte del esperpento y me hacían feliz y reir a boca llena. Y allí en invierno.. yo iba a buscarlo.... y en esa cuadra con olor a gato y a ruina y fantasmas de ganado muerto y arañas...  él dormía a pierna suelta en un colchón que era de una cama de hospital que vete a saber de dónde sacamos. También tenía papel higiénico colocado en la boca de dos bombonas de butano, porque cagaba allí. Yo sacaba muchas fotos a todo eso. Porque me estremecía la poesía y la risa... por las venas al ver el fetichismo entre el abismo.
Fui a decirles a mis padres "necesito chocolate ya mismo para estar más contenta" Y mi padre cantó esa canción de la película de Año Mariano "maría maría ven aquí volando que el chocolatillo ya se está acabando" Y me sentí feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario