HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado en el río con Kavka.... he caminado por la orilla, por zonas muy bellas... en el fondo del río a veces hay inmensas rocas, erosionadas.. que llegan de un lado al otro... y son muy bellas piscinas.. cuando caminaba muy cerca del agua, por senderos muy estrechos, para evitar la maleza, saltó una rana de mis pies al agua, y allí se escondió debajo de una piedra, era una rana bastante grande... hacía 20 años que no veía una rana en éste pueblo... me hizo muy feliz, era de un verde muy claro.. casi blanca. Allí estoy en paz... me siento en otro planeta... porque a mis espaldas hay una elevación de monte, y además hay árboles y zarzas.. y de frente sólo el río y el monte, la falda irregular del monte, en algunos lugares totalmente vertical, en otros con erosión de arroyos... y a veces una pequeña pradera antes de caer al río. Allí me siento en las fortalezas de mi infancia... y la vida sólo es el río, las mariposas, los bichos, mi perro. Y lo otro son recuerdos. Ya soy como esas ancianas.. que cuentan historias a los niños, que suspiran un amor o una guerra.. y por muy triste que sean sus recuerdos, sonríen, porque entonces ellas eran leones y caballos y suyas las espadas y suya la luna, y ahora sólo tienen conversaciones con la muerte, y con los recuerdos... de forma ya literaria, poética, absurda, desapegada, enamorada de algo que sólo es de las estrellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario