HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado estos últimos meses... buscando un estado de conciencia para salir de mi mente y vivir y sentir, como el viento y las estrellas. Destruir mi yo, mi ego, mis vicios y pasiones, las percepciones atrapadas en mi laberinto y en mi cuerpo y en mi condición humana. Y he descubierto que eso me vuelve loca porque no se puede permanecer allí.... Y que la proyección, acaba siendo espejo hijo-rizoma de los miles espejos cuánticos... de lo inabarcable. Y que esa sensación más profunda de conocimiento o realidad, es porque la filtra la mente.. la mente unida rizomáticamente a lo vivo y a lo que es y no podemos saberlo... y a todo el tejido anterior a buscar eso.... de creencias y rollos y vivencias y teorías adquiridas también por la cultura y la jaula de yo y el ego y nuestras heridaas... y ese movimiento zen y de iluminación y blablabla....

Y me he cansado, me he cansado de tener la idea oblicua de que existe la verdad, por ahí, por algún sitio... que existe la salida. A la mierda la salida. A la mierda la iluminación.
Los perros son lo que son y no quieren ser ninguna otra cosa.  El olmo no quiere dar peras.  El río no pregunta por la sal.  

Yo ahora me lo creo todo y no me creo nada. Sigo todos los caminos y no sigo ninguno. Busco dentro de las alcantarillas y de los bosques. Y lo llevo todo puesto, y es pobreza y es canción.

Fumo un cigarrillo y no le pregunto nada a la salud.  Meto mis patas en el fango y no busco jabones. Moriré. Dejaré aquí un cadáver como todos. Veré tal vez morir antes a personas muy queridas y se me aguijoneará con hachas otra vez el corazón. Ninguna respuesta se quedará mucho tiempo. Ninguna paz ni felicidad. Porque estoy viva. Y vivir es no tener ni puta idea de dónde lleva el fuego sobre el que bailamos y pelear y amar y odiar y ensangrentarse y buscar la libertad, una canción, un sueño y acabar borrachos de deriva durmiento en un parque y pidiendo un euro a un desconocido para coger el autobús........  Buscar la justicia social y la revuelta, y no la justificación divina de la mierda de la humanidad... que es cosa nuestra. La idea de dios ha nacido de la mente. No se ha manifestado, sino en lo inefable bajo el filtro de nuestra existencia imperfecta de la totalidad y vagabunda.......Para mí es un poema que no se puede escribir. Es una cagada de caballo. Es la belleza de la roca. Es el murmuro de la inexistencia y el canto de la nada. Es un cóctel molotov. Y es aquí abajo. Donde somos pobres y somos cenizas. Por eso no volveré a escribir dios jamás.

Estoy cansada de cuestionármelo todo y a mí misma.
Estoy cansada del rollo patatero de la conciencia.
Yo soy del abajo. No hay tanta diferencia entre lo que yo soy y lo que es una lombriz y un árbol y una piedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario