HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado tocando el djembé.. llegué a una especie de catarsis...  pero hay ciertos lugares a los que llego en esos estados de conciencia.. en el que por alguna razón oigo sonidos... hoy escuché un relincho muy penetrante de un caballo. Trato de no prestar atención a esos sonidos... de no oirlos, de que desaparezcan... creo en ese umbral hay algo no resuelto, tal vez de mis viajes con las drogas... y cuando llego allí se reactiva, creo que si sigo en ese lugar, no escuchando nada, podré descubrir algo más poderoso del silencio y de mí. Ahora ya cierro las persianas. Se oye el canto de los sapos. Voy a tocar un poco y a dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario