HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He llegado al pueblo... y el paisaje está precioso... el olor.... el horizonte...  en estos 5 días fuera, han brotado mucho las flores del peral, cuando me fui sólo algún pétalo blanco asomaba de la saliva del árbol........ de camino acá, sentí algo muy especial al llegar al paisaje montañoso.. sentí esa sensación de amor y de nacimiento, de que todo iba bien. Ahora ya oigo otra vez el silencio.... la sensación de infinito, las ciudades carecen de ese horizonte, excepto las que tienen mar y es la mar.
Ya no quiero pensar en las sombras que hoy también me buscaron. No quiero darlas más motivos al escribirlas. Me da igual hoy su raíz y su porqué. A veces todo es más simple.. irse a mirar los saltos de la urraca, jugar... cantar una canción...  "a otra cosa mariposa",  un vaso de vino, el amarrar del vals sobre lo insólito. Me di cuenta al pasar por un pueblo.. y ver a dos niñas, cada una en un balcón, bailando.. gesticulando, gritando algo y riendo.. iban disfrazadas de carnaval... porque para los niños todos los días son carnaval..... Recordé al mirarlas, que cuando era niña, me duraba muy poco el llanto y la mala ostia y todas las preocupaciones, me olvidaba al voltear la esquina, al abrazar a un perro, al correr.  Incluso recuerdo que una vez cuando era pequeña me había enfadado con mi madre y como siempre se me olvidaba mi enfado y sentía que me chantajeaban con carantoñas o qué sé yo, escribí en un papel que estaba muy enfadada por vete a saber qué y que no debería de olvidárseme así como así. Y puse mi papel pegado en la pared.. pero se me olvidaba.  Y eso era lo bueno de ser niños. Se vive en el presente, se juega, todo cambia en la inestabilidad de lo desconocido, los niños hablan continuamente con lo desconocido, porque están en el presente... como los animales. Como nuestro corazón, aunque a veces lo llenemos con las porquerías del pensamiento y de la búsqueda del control. 
Cuando venía en el coche... una parte de mí sentía el sufrimiento de ella, era una sensación inefable, invisible, pero sentía que me daba golpes de angustia en el vientre. Traté de hablar con ella y que se uniera a la conversación.. porque veníamos riéndonos. Pero ella sufría, callaba..... Yo pensaba qué porqué coño hay tanto sufrimiento.. porqué tapamos la mirada al infinito con tantas putas cortinas grises y despiadadas que se retroalimentan como putos bucles, en los laberintos de la mente y en las heridas una y otra, con puto masoquismo........... Y luego inevitablemente pensé en la política y en toda la mierda de gobiernos que han hecho una sociedad basada en el dinero y en la usura.....Donde haan encarcelado y perseguido y asesinado siempre a todos aquellos que buscaron la justicia y la igualdad. 

Durante un rato en el viaje.. cayeron unas gotas de agua en la luna... mi viejo conducía y dijo que de dónde salió eso... había sol... y él desde su perspectiva no veía nubes, todo estaba azul hacia delante...... mi madre dijo que había una nube negra encima, le dijo mírala, y él dijo que le desabrochara el techo metálico del coche para poder mirarla. Y yo empecé a ponerme surrealista y a decir lo primero que se me ocurría, del tipo que sólo nosotros hemos visto esa lluvia.. y esas extrañas gotas cayeron sólo durante ese segundo en ese justo momento..... sólo llovió sobre nosotros... una lluvia que jamás se repetira y que las nubes de nuestra derecha a través del nudo cuántico de la energía, a lo mejor en la realidad física están justo a la izquierda y todo es ilusión y sueño... o que a lo mejor ni siquiera han nacido..... que quién les dice a ellos.. que los del coche de delante están viendo las mismas nubes que nosotros y que quién les dice que el color blanco, no es un verde en mis ojos o del revés y blablabla. Y mi viejo se atosigó con mi discurso y dijo "esas cosas del nudo cuántico mejor vete a contárselas a ese amigo tuyo que se teletransportaba"
Y luego fuimos al pio pio, todo el viaje. Hablamos de Astérix y Obélix, cuando era niña yo estaba enamorada de su aldea... del que tocaba la Lira, de la clandestinidad y de lo utópico de su pueblo destruyendo el fascismo......Yo iba abrazada a Kavka. Kavka es la criatura con la que mejor me entiendo. Luego hablamos de la República, mi vieja me dijo que fuera con ella al homenaje del 14 de abril.. y otra historia que hacen el domingo en el cementerio..... yo le dije que el único homenaje a la República es sacar los fusiles y echar al rey y a toda esa calaña que habita en el parlamento y en los bancos y comisarias y ayuntamientos, es abolir la propiedad privada y destruir el capitalismo, que todo lo otro es muy triste.. y sólo hace más doloroso y largo el desconsuelo.

1 comentario:

  1. "... yo le dije que el único homenaje a la República es sacar los fusiles y echar al rey y a toda esa calaña que habita en el parlamento y en los bancos y comisarias y ayuntamientos, es abolir la propiedad privada y destruir el capitalismo, que todo lo otro es muy triste.. y sólo hace más doloroso y largo el desconsuelo..." ... Chapeau a eso se le llama justicia poética. Digamos que pensamos igual...
    Saludos Mareva

    ResponderEliminar