HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He pensado en K. estos días, pero con desapego, con arañas comiendo moscas y moscas comiendo mierda de vaca y vacas comiendo el valle.......... Creo que soñé el otro día con él... esa noche que me acosté un poco borracha. Y creo que todo allí cantó el vino y se marchó en paz. Ël estuvo demasiado, en la alcantarilla del poema, y en su viejo palacio lleno de ratas. Fue una obsesión tan obsesa... que se convirtió en un chiste del cosmos y de las queimadas, en tierra de invictos. Hace unas semanas.. buscando qué sé yo por el google, encontré un dibujo de acuarela.. que alguien hizo sobre él.... No era el él que recordaba..... era muy distante en el retrato... no estaba su alma allí, parecía alguien frío, burgués, detenido entre dos paredes........... guardé la imagen y la manipulé con un programa.. hasta que él, se volvió el él que yo había amado... Cambié sus colores... su atmósfera. Y lo volví a querer medio segundo, y tres onomatopeyas. Y luego me olvidé. Ya jamás marcaré su teléfono. Y no estará en lo que me estará, ni será amor en el amor, ni sueño en el sueño, ni deseo de volver.
Una vez no sé dónde coño leí que el desamor dura lo mismo que el amor. Pensé que yo a él, le había amado durante 3 años y algo, y todas sus noches. Y que más o menos, eso fue lo que duró el fado de mis alcoholismos y románticos suicidas y locos. Tal vez alguna otra noche bisiesta, cuando las amanitas entran en celo. Y blablabla. Lo otro es del teatro y de las guitarras eléctricas de la luna y de la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario