HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He sido feliz. Primero fui a comprar pan a la tienda... y había cuatro chicos.. en la puerta del bar y se dieron la vuelta para mirarme yo me quedé unos segundos detenida con mis ojos clavados en sus ojos como con un instinto belicoso medio de broma..y luego entré a la tienda. Y me dio por hablarle a la chica, de las gallinas... porque ella tiene un gallinero enfrente de mi casa y a veces la veo desde mi ventana...  le pregunté que cuántas tenía y blabla... y por su respuesta entendí que le dan pol culo las gallinas y que ella va, porque su padre murió y eran de su padre y cuidar las gallinas, es cuidar la memoria, entendí que un día esas gallinas morirán y nadie traerá nuevas gallinas.....  le dije que a mi abuela le había matado todas las gallinas un perro que tuve antes, y ella dijo que ese perro también les mató algunas a ellos y eso me hizo carcajearme. Y luego le dije algo medio raro, le dije "aunque no te des cuenta y parezca algo cotidiano el hecho de ir a dar de comer a las gallinas y limpiarlas cambia la vida" Y ella puso una cara muy rara y suspicaz. Y eso me hizo reir mucho mientras volvía a casa. De mí misma, de ella, de la muerte y de las belicosas gallinas. Y esa risa me hizo llenarme de vida. 
Y fui muy contenta a los prados con Kavka. Y me tumbé en la hierba.. en una zona que se acumulan las hojas del otoño. Y las tiraba hacia arriba y Kavka daba saltos de salamandra... no pillaba ninguna, porque al haber tantas y quererlas todas se ponía loco del DO... hacía unos giros de 180º en el aire y luego se caí espanzurrado... pensé que sería una foto muy bella captarlo en el aire entre la lluvia de las hojas... saltaba muy alto.. Y jugamos así mucho rato. Luego las tiré también sobre mí misma. Empecé a llamar a Kavka, el golondrino y el salto del golondrino... y por un instante me pareció ver un pájaro muy negro en su alma.  Dejé de tirarle hojas, porque anda medio cojo y varias veces se cayó espanzurrado.. y tuve miedo de que se mancara más en la patita. Y luego jugué en la hierba... Kavka a veces es muy bruto, y cuando me ve jugar se emociona, se me tira encima y me da mordiscos fuertes y yo también lo muerdo.. y a veces cuando estoy distraida viene a toda velocidad y me da un placaje....   y eso a veces me divierte, pero también le reprimo ciertas cosas. Aún es un cachorro. A jugar se aprende jugando. Todos "mis" animales siempre fueron asalvajados. Ellos tienen su alma, yo no quiero que sean mis súbditos. Son mis amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario