HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy creo que voy a dedicarme algo a lo cotidiano. A limpiar algo la casa, o cosas así. No puedo ir al río con Kavka... porque no le conviene hacer muchos esfuerzos en la pata.
Ahora lo veo todo de otra forma.. más desapegada, más feliz. Las heridas y los fantasmas ya no lo son para la música del espanto.. lo son para el pentagrama de las profundidades. Son pinturas en lo inefable buscando la perspectiva del rizoma y la pasión de las ballenas. Son latidos, que me enseñan a hablar cantando con la muerte y el abismo. Y mirar con corazón, el desierto y los precipicios. Prender pétalos de agua y echarme a volar. Sin ninguno deseo de llegar o de conseguir algo más.. que un baile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario