HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy he dormido demasiado. No me gusta dormir la siesta... porque siento que me pierdo la vida y los poemas. Y si me duermo demasiado, luego me despierto medio ausente y más cansada, como si tuviera que dormir durante días enteros.  He calendado café, sólo y sin azúcar que es como me gusta. Y he estado mientras pensando todo lo que tengo qué hacer... he vuelto otra vez a sentir un deseo de hacer vídeos... un fetichismo de imágenes.. de los poemas del escombro en los movimientos de los marchados..., de hacer poemas más acabados, más a la raja y al tiro. He recordado aquella novela que tengo medio escrita y que dejé en un cuaderno olvidada. He pensado que dónde coño está la guitarra que quería comprar. Y he vuelto a sentir, un amor-fetichista y obseso, al deseo de crear. Siento que las últimos días, o semanas, o meses o qué coño sé... no he hecho nada de eso.. He sido más feliz...al haber recuperado parte de mi locura, y de mis recuerdos y pasiones y visiones... de la mística y lo profano, de la montaña y los animales salvajes viviendo en mí, saliendo de mí y ocupándose de la mar. He estado escribiendo demasiado de esa forma de la introspección y la terapia, de mis exorcismos y mis rollos. Y está bien también para mí, pero quiero algo más. Quiero llevar todo eso ya, ya pulido de mi digestión y de mi lucha, al canto. Ya escupido.. hacia su viento... hacia su escenario de músicos locos y pálidos.  Aunque todo es cómo ha de ser, tampoco he de atormentarme, es parte de la metamorfosis.. hay una época de lavado y de cuchara de madera de la bruja dando vueltas a la mierda de lo vivido y a sus magias... de abrir el agujero del espanto, de mover de sitio y de gravedad el suelo que recoge la lágrima y el vómito. De la autohipnosis hacia los sótanos del manicomio y todo aquello que tanto pavor me causó en mi pasado. De hallar ese tercer-ojo del cubismo y de la cuántica. De liberarse como una anciana que va a mear a la casa del cura y le suelta una bolsa llena de cucarachas por el templo.. y se va cantando... Y ya luego, viene la literatura, ya luego esas metáforas que fueron sudor y sombra... y llegaron a tajadas y llanto.. o llegaron con fantasmas que pesaban cientos de kilómetros en los dedos, luego ya, se hacen una capa más profunda, en la tripolar construcción del verso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario