HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Iba al final a salir ésta noche, había conseguido dinero.....  estaba embriagada de sueños de callejóon....me duché, coloqué mis vestidos de luna llena en la silla del baño... pero cuando estaba dentro del agua, me subió el alcohol de la tarde, y me entró un profundo deseo de dormir.,,, casi me duermo en el agua.... Sentí... el recuerdo, de todas esas borracheras en medio de la helada. todas en las que salí creyendo que iba a volar.. y acabé vagando fantasmas en un corazón roto e incendiado.. y tuve la sensación de que si salía ésta noche todo iba a acabar en un lugar muy frío.. vomitando en una acera el dolor de todas las aceras del mundo.... con mi pensamiento embriagado en un espejo que la noche abría a tajadas sobre la cólera de Marte. Pensé en mi arrebato y en mi jodido romanticismo de una tierra que nunca estuvo en ésta tierra. Pensé en la soledad... del fondo de tantos vasos ardiendo en mi piel. Pensé en lo loca que sigo siendo... bebiendo en campos desolados un corazón que hace ya mucho tiempo emigró de mi cuerpo. Así que salí desnuda del baño.. goteando por el pasillo..., y me puse ropa vieja en lugar de la de salir. Me abrí una cerveza y me puse a escribir esto. Mandé un extraño sms al colega que me esperaba contándole todo lo que vi en mi bañera.... Y apagué el móvil. Kavka vino a lamerme las manos. 
Creo que algo me ardió en el corazón.. hoy al pasear por el mismo parque que aquella noche salté con aquél vagabundo y nos amamos dentro ebrios de vino y de estrellas. Algo... en los ojos de los desconocidos... en el calor del alcohol.. en medio de las mesas que flotan por los aires, y todos esos poemas que nunca encontraron casa ni cuerpo en el que amarsee, rotos en mis labios, locos de mundos que nunca llegaron a existir. 
Y tal vez ese tipo con el que me hablé, me quemó en el útero, viejas botellas de ron entre bandoleros. 
Siempre me pasa lo mismo, una cerveza, acaba llevándome a mares enteros de cerveza. Un gesto de ternura y de deseo... a la piromanía de un callejón. Y el sueño del amor de los locos del manicomio. Y de morir en un orgasmo quemando todas las catedrales y ayuntamientos. Un raro deseo de escupir contra la paz del burgués, con ese semen del Quijote en mis ojeras.
Mi viejo me lo notó.. me dijo "Mareva te noto muy acelerada, que salgas por ahí, no significa que tengas que beber todas las botellas del bar... puedes salir normal, y divertirte, y lo harás mejor, nos conocemos, ya son muchas veces" Y yo le dije "sí sí, y conté mis historias de siempre, me puse seria y elocuente, responsable,  disimulando las cervezas de mis venas..
En la bañera, me depilé... y mientras vi un montón de cicatrices en mis piernas... que no sé si me las hice por el monte, jugando con el perro. Puse el tapón.. para que me cubriera el agua. Y recordé todas las borracheras. Y me entró un profundo deseo de dormir. Aunque algo de mí se resistía a perder el poema. Estaba aún esperando algo para decidirme a no salir o a salir. Y cada vez tenía más sueño.  Recordé una noche, en el bierzo, con dos amigos, y dos botellas de whisky, la música, era en mi casa de allí, yo ponía mi música... y en lugar de hablar con ellos, estaba escribiendo poemas en mi ordenador y cantando mis canciones...  Y uno de ellos se puso grogi del todo, ya no se sostenía en pie, empezó a vomitar.. y estaba pálido como un vampiro... Y entonces me levanté de mi ensimismamiento y empezamos a animarlo para que no le hiciera caer el alcohol... y fue como un exorcismo.. le acariciábamos, le decíamos canciones..él  se recuperó, empezó a reir..y fuimos a acabar el whisky a un prado y nos tumbamos a mirar las estrellas.... Y luego ya no sé qué pasó.... Me vino éste recuerdo.. ante esa idea del pulso con el vino.. de que hay esa manera de no vencerse, me lo decía a mí misma, mientras tenía más y más sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario