HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka duerme... es como un ángel caido en un planeta raro y roto. Verlo dormir... es como ver dormir a la mar y al sol. Vamos juntos a todos los lados... es la única criatura que siento que comprende mis ojos y mis sentimientos.
Estoy en un lugar extraño de la metonimia de la sal nocturna de tu mirada derramada en el centro de mi vacío. Las palabras no me tocan demasiado... daan volteretas en la niebla y desaparecen en el pulso de su lejanía. No tengo verbos. No tengo principios ni arquitecturas. Sólo puedo sostenerme sobre la belleza de un pájaro que se pierde en la montaña. Estoy otra vez en la zona cero del petricor. En la botella de ginebra de la ciudad destruida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario