HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka ha vomitado... cachos de hierba y de tierra. A la vera del río, donde la tierra está mojada, Kavka hace pozos, y hunde toda su cabeza, se llena de barro hasta las orejas... y foza... quiere chupar el corazón de la tierra. Cuando era niña también hacía eso con mi hermano. Y cuando íbamos a la playa... mi hermano quería sacar la mar, desde agujeros.. y hacía hoyos donde entrábamos los dos y debajo estaba el agua.

Kavka aún me es un animal extraño. A veces descubro en él, una extrasensibilidad... algo muy sutil, como un lenguaje de árboles. Algo cuando pone, esos ojos un poco tristes y calla... y se queda quieto en medio del prado.... y no quiere irse. Y a veces viene a hablarme.. algo que sólo puedo intuir. Y ahora me está llamando porque quiere ir a correr, y ya hemos de irnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario