HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka supuestamente tiene que guardar reposo para curar la pata. Pero da carreras y saltos, se pone incontrolabe, rebosa vida y belleza. 
Yo no quiero ir a la ciudad. Cuando voy allí se me olvida todo, me causan daño ellos, porque no viven en la vida  y me duele su dolor. Y el ambiente a veces se llena de una amargura.. que me recuerda decenas de años. Y me siento responsable, siento que yo conozco la forma de curarles. Ese raro sentimiento lo tengo desde que era pequeña. Y no es verdad. Ellos son dueños de lo que hacen. Todos estamos solos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario