HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Mi hermano cuando era niño, fue a pedirle 500 pesetas a la abuela, la abuela dijo que ni hablar, que le daba 200 y que iba que chutaba. Y mi hermano insistió, y la abuela que no y que no. Y luego mi hermano con sus 200pts le dijo a la abuela, mira pues ni pa ti ni pa mí, yo te doy éstas 200 pesetas y tú me das la moneda de 500 y entonces es como si me hubieras dado sólo 300... y por 100 pesetas lo mismo te da. Y a mi abuela la lió y dijo que bueno que vale. Y mi hermano se fue con la moneda de 500.

1 comentario: