HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

No he hecho nada. He estado quieta en la galería, mirando las abejas en las flores del peral... tumbándome en el viejo sofá... y me vino el recuerdo de una canción de Larralde "no pienso en na pa qué, ya hace mucho que no hay nada en qué pensar" o algo así. Y mientras la canté, jugaba con mis manos.. y recordé que el abuelo también hacía algo así... y recordé su mirada de ausencia, medio loca, perdida hacia la ventana.. pero no veía la ventana ni el monte detrás, miraba algo mucho más lejano.. y pensé que al final, es así como acaban todas las frases, libros, poemas e historias. Uno se queda perplejo sobre un anacoluto infinito y espera sin esperar nada algo que no ocurrirá y que ni siquiera sabe lo qué es. Y todo esto aunque es bastante deprimente, me hizo reír. Vi en mi mente una sucesión de rostros, enloquecidos, cómicos y trágicos, mirando la grieta de la nada, me vi también a mí misma allí..

No hay comentarios:

Publicar un comentario