HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soñaba con unas palabras... y en mis sueños me decía "eso es una obviedad" y me enfadaba conmigo por usar términos estúpidos. Y en medio de la noche, soñaba con fantasmas y con Kavka y en mi habitación esos fantasmas se comunicaban conmigo y con el perro.

Ahora...dudo de todo. Dudo de ese camino espiritual, pienso que es un modo de huir... siento que me ha separado de la poesía y de la inteligencia.Y que mi vida ahora levita en un fuego, donde no hay nada a lo que asirme.
Me hiere el desapego con la escritura.

Estoy en las montañas... un aroma de soledad despega desde mis ojos al vaho que frota en las pieles de los árboles, mi propio aliento contenido en una vertical que ha nacido lejos de aquí, me habla de lo lejos, y golpea en mi instante, una partitura que se pasó con la fe y con tus miserias, en un corazón muy viejo que boqueaba lo que nunca pudimos sacarnos del espanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario