HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tal vez he pensado... durante esos instantes de profunda felicidad, que ya había acabado el rasgar del infierno y de las sombras para siempre en mi pecho. Y que ya había escalado y transformado, el cuchillo de la herida y nunca volvería a lastimarme y ya sólo viviría en paz.. Tal vez por eso, luego sentí el desconsuelo multiplicado por mil en jaurías y ejércitos de la muerte.
Ahora comprendo que la sombra nunca se va. El dolor está incrustado en la Tierra. Y en caminos como mis caminos siempre quiere su ginebra y su canción. Saberlo evitará que sufra quimeras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario