HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todavía estoy medio dormida. Tuve sueños medio ocultos. Ayer por la noche estaba muy agitada entre antagónicos sentimientos y direcciones... y tuve muchas visiones en el ensueño... visiones descontroladas, porque yo estaba nerviosa... estaba cansada... y me dormí entre esos sueños.. me dormí muy profundo.. por la mañana el perro empezó a despertarme... y yo al abrir los ojos, pensé que no quiero irme de las montañas... yo aquí soy feliz con muy poco, con escuchar a los pájaros... con las ventanas de la galería y el bello paisaje.. sin civilización... tumbarme en la hierba, crotorar por el monte... los chopos y el río... aquí no soy misántropa, ni guardo oscuridades a la gente, porque no trato con nadie y ni los veo,  porque la naturaleza ocupa mucho más terreno que el asfalto... y sólo en la naturaleza he podido encontrar el amor y la felicidad. En mi soledad habitada y libre. Me da igual qué tipo de naturaleza... aunque prefiero las montañas y la mar... pero podría vivir en cualquier sitio... que fuera medio aislado. Pero no en las ciudades. Allí se me pudre el corazón. Me siento como un animal en el zoó tras oscuros barrotes. Me pongo triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario